Nefasta ley fujimorista N° 26937 promotora de un “mercado informativo” perverso, y que en Marcona es demandado por Shougang

colca-arequipa10okPintura rupestre en Colca, Arequipa.

La comunicación es en esencia el elemento consustancial a la vida. No puede existir vida sin comunicación.
Desde el origen del hombre (hay muchas tesis de ello) la necesidad de transmitir el mensaje fue evolucionando conforme éste  desarrollaba progresos tecnológicos. Para el caso peruano, existieron grupos humanos que en tiempo del paleolítico dejaron sus “huellas de comunicación” por medio de pinturas rupestres descubiertas en Toquepala (Tacna), Lauricocha (Huánuco), Sumbay (Arequipa), Pampacancha (Junín) y Macusani (Puno), que expresan “señales” de vida de las colectividades humanas que se sostenían de la recolección y la caza. Aquellas pinturas son el testimonio existencial de la voluntad humana para su sobrevivencia.

Más adelante en la edad media con el invento de la imprenta por Johannes Gutenberg el año 1440 aproximadamente, se iniciaría el “gran salto” en la masificación del mensaje (ideas) usando como “medio de comunicación” el papel impreso, naciendo así un nuevo concepto de producto en el mercado que tenía como insumo “la palabra”, es  así que se promueve el “mercado de la información”, siendo uno de los primeros periódicos en salir a la venta y que aún opera, el Post- och Inrikes Tidningar de Suecia, fundado en 1645.

Es así que al desarrollarse la nueva industria informativa, y con ello el interés empresarial de generar utilidades (ganancias), la curva de la oferta y demanda comenzó a dinamizarse, para ello los capitalistas “informativos” requerían de empleados que pudieran retribuirles el retorno de su inversión y a la vez, la generación de ingresos suficientes para la sobrevivencia de estos. Surgiendo de esta manera el interés compartido entre empleador y empleado, para “subsistir” en el mercado empresarial y laboral. En esencia era la misma conducta instintiva de los hombres que llenaron de señales de vida el mundo rupestre paleolítico.

En aquellos tiempos, existieron empleados de la información éticos y heroícos  que poco a poco fueron dando paso a “generaciones” de cancerberos noticiosos que vendieron su “palabra” al mejor postor, transformándose en operadores de la realidad, motivados por intereses monetarios y económicos de aquellos poderes fácticos que como “pulpos” fueron tomando posesión de las mentes de los ciudadanos (opinión pública) para direccionar sus motivaciones subalternas de control financiero, social, político y económico que subsiste hasta la actualidad. En el Perú hay grupos familiares que tomaron posesión de este mercado.

Esa motivación de asegurar el mercado informativo fue refrendada por leyes que tomaron como fundamento de su justificación la libertad de información, tomando auge en el mundo contemporáneo a partir del 10 de diciembre de 1948, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde se establecía en el artículo 19 que:
“Todo individuo tiene derecho a la libertad de expresión y de opinión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.
Fundamento per se a todo ser humano desde sus orígenes, que fue formalizado para asegurar la posibilidad de transmisión del mensaje por “medios adecuados diversos” dando paso al desarrollo exponencial de la industria informativa.

La palabra se convertiría en “producto de venta” en el mercado. Coincidentemente también se fortalecía el derecho a la libertad de empresa.

En el Perú el primer número de El Diario de Lima que salió a la venta se publicó el 1 de octubre de 1790 y se describía asimismo como “diario curioso, erudito y comercial”, destacando numerosos avisos, entre los cuales había ofertas sobre ventas de esclavos. Por otra parte y más adelante aparecería el diario “El Comercio” fue fundado el 4 de mayo de 1839 por el chileno Manuel Amunátegui y el argentino Alejandro Villota. El precio de la primera edición era de 1 real de plata, que en 1863, con la adopción del sistema decimal sería de 10 centavos de sol de plata. ¡Era la demostración que en nuestro país el mercado informativo era una realidad!

Toda esta síntesis es para señalar que el “mercado de la información” en el Perú también sufrió procesos de adecuación algunos éticos y otros corruptos, para dar mayor libertad a empresarios y empleadores en la elaboración de sus “productos informativos de venta”, circunstancia pervertida con fines políticos y criminales por la dictadura fujimontesinista que promulgaría la ley N° 26937 que precarizó el noble oficio de los trabajadores y/o profesionales de la información, dando lugar a una “casta de pirañas informativos infames” que con el sustento de esta norma, vendieron su “alma” y la “realidad” del escenario donde actúan al mejor postor con la finalidad de sobrevivir haciendo transacciones mercantiles con la “noticia”. Para el caso de Marcona,  algunos -que son conocidos- fueron captados por la corrupta transnacional china Shougang que “empleándolos de manera subrepticia” intentan y se esfuerzan por doblegar la dignidad de un Pueblo que lucha por su REIVINDICACIÓN, monitoreando y direccionando la información para mantener los intereses viles de está empresa que desde su introducción en Marcona sólo ha traído corrupción. A esos nosotros hemos denominado “neofelipillos domesticados para la corrupción y la mentira”.

Aquí en Marcona Protesta siempre diremos la verdad sostenidos en la dignidad de nuestra libertad, y denunciamos que esa corrupta ley fujimontesinista N° 26937  debe ser derogada para minimizar y luego erradicar del país el seudo periodismo lumpen criminal.


Empresas de comunicación privadas: “Negocios privados con fines de lucro”

Marcona Protesta
20 de mayo del 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s