Conflictos socioambientales y nuevo contrato social. Es la hora de “La Gran Transformación” reivindicativa inteligente

Presidente Ollanta Humala en Tirapata, Puno.

Presidente Ollanta Humala en Tirapata, Puno.


Desde que el dictador Alberto Fujimori estableciera la dictadura cívico militar el 5 de abril de 1992
y consolidara un “nuevo” Contrato Social (Constitución Política) al año siguiente aprovechándose de la desesperación ciudadana frente al terrorismo y la hiperinflación alanista, el Perú cedió y dio pasos en falso en contra del Estado de Derecho y del débil proceso democrático que vivía, entrando a una etapa de precarización institucional estatal y de relativización de derechos constitucionales ciudadanos sometiéndose al modelo neoliberal implantado desde el consenso político impositivo generado desde Washington, mediante el cual la predica “política” fue: reducción del Estado, promoción de inversiones (sobre todo extractivas), precarización de derechos laborales y ambientales, además de otras medidas anti nacionales que fueron aceptadas “sin condiciones” por la mayoría de presidentes latinoamericanos que dejaron a un lado la soberania histórica de sus países, para ser parte del “secuestro político y económico” dependiente de los grandes operadores financieros y políticos ligados a grandes intereses de empresas transnacionales extractivas, condición “necesaria” para entrar al “circuito virtuoso que calificaba para ser consideradas como naciones democráticas con capacidad de obtener recursos de los organismos multilaterales financieros”.

Bajo esta corta reflexión, Conga representa la consecuencia de esa sumisión a un modelo político económico corrupto implantado por el dictador Alberto Fujimori, que redireccionó el verdadero sentido de dignidad histórica de nuestra nación por el de la precarización y pauperrización de los derechos ciudadanos, entre ellos los ambientales y laborales (coincidentemente estos últimos fueron tomados en cuenta tan sólo para legitimar firma de TLC con EEUU y por presión de senadores demócratas norteamericanos durante el periodo de gobierno del corrupto Alan García).

El presidente Ollanta Humala tiene pues el gran reto de levantar banderas reivindicativas junto al pueblo que lo eligió, desarrollando estrategias inteligentes que permitan reorientar el proceso económico, político y social nacional hacia el camino de “La Gran Transformación”.

Lo ideal sería una nueva Constitución, lo pragmático, mantener la macroeconomía en una relación saludable con la microeconomía.

Las políticas de inclusión social son el vehículo que debe conducir a retomar el camino que nos conduzca al espíritu de la Constitución Política de 1979 (por ahora).

Marcona Protesta
28 de noviembre del 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s